Noticias

« volver
15Nov

Cucho, en diálogo con Infobae: "Cuando empezamos, yo quería que pasemos el verano… y ya van 35"

En entrevista con Teleshow el cantante habla de “ADN”, disco en el que el grupo tributa a sus influencias: Sumo, Virus, Spinetta y hasta Los Tigres del Norte. Lo presentarán el próximo 4 de diciembre en Obras Sanitarias.
Una de Sumo, otra de Virus, de Spinetta y de Los Abuelos de la Nada. Pero además están Rubén Rada, Los Tigres del Norte, Los Chunguitos y hasta Opus, los one hit wonder austríacos que fueron tocados por la varita maradoniana. El primero de los tres volúmenes de ADN, el nuevo disco de Los Auténticos Decadentes, es una especie de rockola de la que la banda va disparando algunas de sus canciones favoritas.

Desde hace 35 años que los Deca son ese milagro que le puso una sonrisa al rock local. Y ahora sintieron que era momento de homenajear a sus influencias, de decodificar el ADN que atraviesa a la música de este numeroso e inclasificable grupo que, con sus viñetas de costumbres argentinas, abarca al punk y a la cumbia, el ska y la tarantela, la ranchera y el pop, el desparpajo y el romance, el cinismo y la noche interminable. “Hoy somos un clásico. Cuando empezamos, yo quería pasar un verano… Y ya van 35″, le dice Gustavo Cucho Parisi a Teleshow.

El cantante de LAD dice que este nuevo trabajo nació de una idea que vienen masticando desde 2014. “Después de grabar el disco ‘Y la banda sigue’ veníamos con ganas de hacer algo como esto. Y como estamos en un impasse de componer, dijimos: ‘Vamos a hacer covers’. Que está bueno, porque es una relectura, implica un reconocimiento de la canción y meterte en el intento de que sea diferente, a la vez. Y también, para darle valor a esa gente que influyó en nosotros”, explica.

El primer adelanto fue una versión ska de “Los viejos vinagres” (de Sumo) con los mexicanos Panteón Rococó. “Estábamos grabando en los estudios Sony de México, un lugar alucinante. Veníamos haciendo temas mucho más tranquilos. Hasta que en un momento dije: ‘Loco, basta, déjense de joder. Vamos con un tema arriba, no sean viejos vinagres’. Lo dije en joda, pero después lo planteé y les gustó”, dice.

Ambientado en los años 80, en el videoclip se ve a un grupo de jovencitos compartiendo la música del grupo de Luca Prodan. También hay una participación especial de Roberto Pettinato, quien patentó el indeleble riff de saxofón del tema original. “Los del video somos nosotros cuando éramos chicos, que nos juntábamos en la casa de Nito (Montecchia, guitarrista y manager de los Decadentes) a escuchar música. Era poner vinilos, esperar que pase el tiempo y soñar con tener una banda. Éramos fans de Sumo, estamos acá por ellos”, cuenta Cucho.

“Golpes en el corazón”, original de Los Tigres del Norte, fue el siguiente single y cuenta con el invaluable aporte de Natalia Lafourcade. “Ella grabando en otro estudio en el mismo Sony. La fui a encarar para saludarla y le hacía chistes. Le dije: ‘Tenés que conocer a los Decadentes’. “Bueno, dale, vamos”, me dijo. Y cuando entramos al estudio, los chicos estaban grabando “Golpes…”. Ella dice: “Ay, qué buen tema”. Le digo: “Vení a cantar”. La agarré de la mano y la llevé hasta el micrófono. Y se puso a cantar de tan copada que es. Para que eso pase, se lo tenés que pedir a las compañías y por ahí no se logra. Se dio de una manera muy espontánea: así somos los Decadentes, así soy yo”, define.

Estas dos y seguramente otras de las ocho canciones del álbum sonarán el próximo sábado 4 de diciembre cuando los Decadentes vuelvan a Obras Sanitarias. Esta vez, al aire libre. En octubre habían tocado en el estadio cerrado, en lo que fue su vuelta a los escenarios tras la pandemia. “Estábamos tocando y de repente paré el show. Dije: ‘Loco, estamos viviendo un momento único. Esto es para ustedes, gracias’. Y nos aplaudieron. Fue un momento de esplendor, de sentirnos conectados con la gente. Al final, fue como el tema que habíamos hecho para la pandemia: ‘¿Cuándo será el día que nos volvamos a abrazar, a juntar?’”, recuerda Parisi.

En la cabeza de Cucho suena música todo el tiempo. Cuenta la leyenda que su apodo, en parte, tiene que ver con un latiguillo: “Cuchá, cuchá”, le decía con intensidad a Gastón El Francés Bernardou (percusionista de LAD) cuando quería presentarle alguna novedad musical. Así, demuestra fanatismo por el último disco de The Strokes (The New Abnormal) y por grupos como Hot Chip y Jungle. Y destaca todo el tiempo a Bob Marley. Incluso, da una mirada sobre la escena argentina actual, especialmente la que rebota entre el trap y el pop.

“Yo no soy quién para criticar a nadie, porque a nosotros nos criticaron siempre. Pero creo que les falta algo más social en las letras. Por ahí eso lo aporta Wos. Muchos están en la del: ‘Yo, yo, yo... Tengo esto, lo otro, tengo el fajo para comprar aquello...’. Eso ya está dicho y está buenísimo, tenía que ocurrir. Falta que se diga un poco más qué es lo que pasa en la vida, más allá de Gucci y de Dior. Lo digo con todo respeto y en el buen sentido. Aparte, ni siquiera nosotros tenemos letras sociales. Pero cuando haya una letra que no solo hable del cuerpo y de la plata, va a estar buenísimo”, dice a la vez en que diagnostica: “Es el punk nuevo. Me parece que Duki tiene un talento terrible. Trueno, Lit Killah, Nathy Peluso y María Becerra, también”.

“Cuando lo conocí a Cucho pensé que era un tipo raro. Llamaba la atención. Era un personaje con una ingenuidad extraña que no sé cómo explicar. Me acuerdo que el Suizo, Fabián Sayans, un amigo mío de la escuela que después fue parte de la banda, decía que Cucho tenía la sonrisa de Perón y por eso era imbatible. Y es verdad: es imbatible. Algo subliminal que ni el gorila puede odiar porque no sabe que tiene la sonrisa de Perón”, dijo Jorge Serrano, cantante y compositor de LAD, a la hora de explicar el carisma de su compañero en el micrófono. Así quedó registrado en la biografía de la banda, “Titanes en el Hit”, escrita por Fernando Sánchez.

Este año, la figura de Cucho trascendió la música con sus apariciones en la tele y en la radio: fue parte de La Academia de ShowMatch (”La preparación física es devastadora, tenés que estar muy preparado. Yo pensé que era más en joda y me lo tomé más relajado”) y le da rodaje a la quinta temporada de Enciendan los Parlantes en Nacional Rock (“Hacemos sonar eso que no se escucha tanto en las radios mainstream. Lo nuestro es como El Tren Fantasma”, dice en referencia al histórico programa de Omar Cerasuolo).

Y sobre la teoría de “la sonrisa de Perón”, dice: “Soy el último eslabón de la banda, el que conecta así con la mano y ya está el público. Sí, la verdad que yo vivo ‘24 horas Decadente’. Soy el que sale a la calle y al que saludan todos. Voy al supermercado y me olvido de lo que tengo que comprar por quedarme charlando. Pero es una demostración de cariño y en los lugares te atienden de manera increíble, como un rey. No me puedo quejar”.

—¿Te sentís obligado a estar siempre de buen humor?
—Es jodido porque a veces te hablan de otros y dicen: “Eh, ese es un ortiva, es malo..”. Y yo les explico: “A veces tenemos un mal día, a veces saludamos a 100 personas y al 101 no tenemos ganas de saludarlo, pero no de mala onda. ¿Vos lo podrías hacer?”. Y me dicen: “No, la verdad que no sé qué haría”. Es difícil evaluar a la gente por un saludo o por si te firmó un autógrafo. Hay gente que es más canuta y otra que es más dada. Pero siempre hay una base: el respeto. Algunas veces te lo faltan: “Eh, che, vení…”. ¿Qué “vení”? Me estás pidiendo una foto, vení vos. Me parece que el respeto se perdió un poco en estos años. Es como que sos souvenir de cualquiera. Y no es así. Me pasaba cuando mis hijas eran chicas, que estábamos en un jueguito y tenía tres atrás que me golpeaban: “Tic, tic, tic”. Y yo decía: “Pará que me estoy perdiendo este gran momento: estoy jugando y viendo crecer a mis hijas”. Es un ida y vuelta: te metiste en este juego y bueno, tenés que jugar bien. Pero no me cuesta tanto.

—¿Cómo te llevás con la “cultura de la cancelación”?
—Yo salgo a defender todo porque tengo una explicación para cada canción. Con “Vení Raquel” me decían: “Eh, pero es una barra de muchachos que la esperan en una esquina...”. No: “Barra” es por una playa de Brasil, Barra da Lagoa. Y los muchachos éramos unos losers, no nos daba bola ninguna chica. A ver, tengo concebido ser una buena persona. Nunca haría nada malo con nadie. No me entra en la cabeza eso. “No, pero la van a agarrar, la van a violar…”. ¿Cómo vamos a hacer eso? Era para que charle con nosotros, comer un alfajor, tomar una gaseosa, divertirnos un poco... Lo nuestro es la picardía. Hoy hay letras en la cumbia, el reggaetón o el trap que dicen: “Mové ese culo, zorra, movelo, movelo…”. Y nosotros: “Entregá el marrón” (se ríe). A algunos les queda bien y a otros les queda mal, parece. Todo lo nuestro está hecho desde un contexto sano, familiar. Crecimos con otro humor, con otra ingenuidad. Yo tengo 54 años, pero también tengo hijas y fui aprendiendo, cambiando muchas cosas. Hay que escuchar al que hizo la obra antes de calificar, ¿no? Vivimos en un estado de ansiedad muy grande que no te permite nada.

—¿Cómo te sentís en este momento?
—Bien, contento. Cursé el covid, lamentablemente. Encima soy asmático, pero ya me vacuné con las dos dosis. Parecía una película de terror, era Black Mirror. ¿Dónde estamos, qué pasó? Tuve pánico con la pandemia, mucho miedo. En un momento me dejó muy loco: estaba mirando el techo y no encontraba nada (se ríe). No había respuestas. Y cuando toqué el primer día, dije: “Chau, me siento bien”. Le dije a mi psiquiatra: “Che, me siento bien… ¿Me hizo efecto la pastilla?”. Y me dice: “No, boludo, te hizo efecto que estás tocando y estás contento, volviste a hacer lo que tenías que hacer”. Era una irrealidad total: volver a tocar me parecía algo que no había hecho nunca. O que había sido del pasado. Esperemos que, a partir de ahora, haya otra vida. Y que sirva para ser mejores personas.

—¿Sos optimista al respecto?
—Sí. El que es buena persona, va a ser mejor. Y el que es peor, va a ser peor. Opto por ser mejor persona.

Link a la nota original: https://www.infobae.com/teleshow/2021/11/14/cucho-de-los-autenticos-decadentes-cuando-empezamos-yo-queria-que-pasemos-el-verano-y-ya-van-35/

Créditos

Teleshow (Infobae)

Más noticias